¿Por qué algunas personas atraen más a los mosquitos que otras?  

0
151

 Los olores que producimos los humanos son una parte importante de lo que atrae a los mosquitos hacia nosotros. 

En un estudio reciente, que fue publicado por “CNN", unos científicos ayudaron a determinar las distintas sustancias químicas del olor corporal que atraen a estos insectos al construir una zona de pruebas del tamaño de una pista de hielo e introduciendo los olores de varias personas. 

Los mosquitos pertenecen a la familia de las moscas, y la mayor parte del tiempo se alimentan de néctar. Sin embargo, las hembras que se preparan para producir huevos necesitan una comida con proteína extra, es decir sangre. 

En el mejor de los casos, una picadura de mosquitos te dejará un bulto rojo que produce comezón. Pero según los expertos, las picaduras de mosquito se pueden volver mortales debido a los parásitos y virus que transmiten, siendo una de las más peligrosas la malaria. 

La malaria es una enfermedad de transmisión sanguínea causada por parásitos microscópicos que se instalan en los glóbulos rojos. Cuando un mosquito pica a una persona infectada de malaria, aspira el parásito junto con la sangre.Tras desarrollarse en el estómago del mosquito, el parásito "migra a las glándulas salivales y luego es escupido de nuevo a la piel de otro huésped humano cuando el mosquito vuelve a alimentarse de sangre", explica el Dr. Conor McMeniman, profesor adjunto de Microbiología Molecular e Inmunología de la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad Johns Hopkins y del Instituto Johns Hopkins de Investigación sobre la Malaria, en Baltimore.          

McMeniman, junto con los otros investigadores postdoctorales de Bloomberg y primeros autores del estudio, los doctores Diego Giraldo y Stephanie Rankin-Turner, se centraron en el Anopheles Gambiae, una especie de mosquito que se encuentra en África subsahariana. Se asociaron con el Macha Research Trust de Zambia, dirigido por el doctor Edgar Simulundu, director científico.  

"Estábamos muy motivados para desarrollar un sistema que nos permitiera estudiar el comportamiento del mosquito africano de la malaria en un hábitat que reflejara su hábitat natural en África", explica McMeniman. 

Los investigadores también querían comparar las preferencias olfativas de los mosquitos entre distintos seres humanos, observar la capacidad de los insectos para rastrear olores a distancias de 20 metros y estudiarlos durante sus horas más activas, entre las 10 de la noche y las 2 de la madrugada.

Para cumplir todos estos requisitos, los investigadores crearon una instalación protegida del tamaño de una pista de patinaje. En el perímetro de la instalación había seis tiendas de campaña con mosquitera donde dormirían los participantes en el estudio. El aire de las tiendas, que contenía el aliento y el olor corporal característicos de los participantes, se bombeaba a través de largos tubos a la instalación principal sobre almohadillas absorbentes, calentadas e infundidas con dióxido de carbono para imitar a un ser humano dormido.

Cientos de mosquitos de la instalación principal, de 20 por 20 metros, recibían entonces un bufé de los olores de los sujetos dormidos. Cámaras de infrarrojos siguieron el movimiento de los mosquitos hacia las distintas muestras. (Los mosquitos utilizados en el estudio no estaban infectados de malaria y no podían llegar a los humanos dormidos).

Los investigadores descubrieron lo que muchos que frecuentan los parques pueden corroborar: algunas personas atraen más mosquitos que otras. Y lo que es más, los análisis químicos del aire de las tiendas revelaron las sustancias causantes de los olores que atraían o no a los mosquitos.

Los mosquitos se sentían más atraídos por los ácidos carboxílicos del aire, incluido el ácido butírico, un compuesto presente en quesos "apestosos" como el Limburger. Estos ácidos carboxílicos son producidos por bacterias de la piel humana y no suelen ser perceptibles para nosotros.

Mientras que los ácidos carboxílicos atraían a los mosquitos, parecía disuadirlos otra sustancia química llamada eucaliptol, presente en las plantas. Los investigadores sospecharon que una muestra con una concentración elevada de eucalipto podría estar relacionada con la dieta de uno de los participantes.

Simulundu dijo que encontrar una correlación entre las sustancias químicas presentes en el olor corporal de distintas personas y la atracción de los mosquitos por esos olores era "muy interesante y emocionante".

"Este hallazgo abre enfoques para desarrollar señuelos o repelentes que puedan utilizarse en trampas para alterar el comportamiento de búsqueda de huéspedes de los mosquitos, controlando así los vectores de la malaria en regiones donde la enfermedad es endémica", afirmó Simulundu, coautor del estudio.

La doctora Leslie Vosshall, neurobióloga y vicepresidenta científica del Instituto Médico Howard Hughes, que no participó en el estudio, se mostró igualmente entusiasmada. "Creo que es un estudio muy interesante", afirmó. "Es la primera vez que se hace un experimento de este tipo a esta escala fuera del laboratorio". 

Vosshall señaló que ni siquiera fregar con jabón sin perfume elimina los olores naturales que atraen a los mosquitos. Sin embargo, señaló que el nuevo trabajo "nos da algunas pistas realmente buenas sobre lo que utilizan los mosquitos para cazarnos, y entender qué es, es esencial para que podamos dar los siguientes pasos".

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here