Médicos italianos inventaron una extraña enfermedad que salvó a decenas de judíos  de los nazis 

0
180

 Una desconocida enfermedad mortal, inventada por unos valientes médicos y religiosos, logró salvar a decenas de judíos que eran perseguidos por los nazis.  

Aunque parezca tomado de una película de Hollywood, en realidad forma parte de un episodio no muy conocido de la II Guerra Mundial y del que este año se conmemoran ocho décadas. Esta interesante historia, fue dada a conocer recientemente en un artículo publicado por  “BBC NEWS Mundo”. 

Todo ocurrió en Roma  a finales de 1943, cuando las tropas de la Alemania nazi tomaron la capital italiana tras el derrocamiento de su aliado, el fascista Benito Mussolini, a manos de un grupo de militares, empresarios y políticos. 

Luego de tomar la “ciudad eterna”, los soldados de Adolfo Hitler, iniciaron una cacería contra la comunidad judía de aquella urbe, que hasta entonces se había salvado de la brutal persecución y aniquilamiento registrada en otras zonas de Europa. 

Para evitar ser deportados a los temidos campos de concentración, muchos judios se refugiaron con vecinos, pero sobre todo en iglesias, monasterios, conventos y hasta en hospitales administrados por la Iglesia Católica. 

En uno de esos centros de salud, tres médicos acogieron a decenas de personas y las diagnosticaron con una terrible enfermedad, de la cual nadie había oído hablar. Y no podía ser distinto ya que la enfermedad jamás existió. 

El 16 de octubre de 1943 la capital italiana se despertó sobresaltada. Los soldados alemanes se lanzaron sobre el gueto judío, a solo tres kilómetros de sidtancia del Vaticano donde comenzaron a apresar a hombres, mujeres  y niños, llegando asi a capturar a mas de un millar. 

Algunos afortunados lograron escapar y llegaron al hospital San Juan Calibita, conocido por los romanos como Fatebenefratelli (Haz el bien hermano, es español).

En el centro, de 437 años de antigüedad y que pertenece a la Santa Sede, se ubica en una pequeña isla en el medio del río Tíber y desde donde se ve la Gran Sinagoga de la capital italiana y lo que fue el gueto judío.

Retrato del doctor Giovanni Borromeo.

Los nazis no tardaron en llegar al hospital para continuar con su cacería. El entonces director del hospital, Giovanni Borromeo, un ferviente católico con buenos contactos en la Santa Sede, los recibió y se ofreció a mostrarle el recinto a los uniformados. 

Sin embargo, al llegar a una sala les advirtió que allí había personas aisladas por presentar los síntomas de una extraña enfermedad que apenas estaban investigando. 

Borromeo dijo a los alemanes que se trataba del síndrome K, una dolencia que describió como altamente contagiosa y que afectaba el sistema neurológico y acarrea la muerte. 

La posibilidad de contraer una enfermedad peligrosa y cuyo nombre recordaba a la temida tuberculosis alejó a los alemanes del hospital, logrando así que los judios escondidos allí permanecieran a salvo.

“Los llamados K por el comandante Albert Kesselring, responsable en ese entonces de la ocupación de los nazis en Italia, pensaron que era cáncer o tuberculosis y huyeron como conejos”, afirmó el médico Vittorio Sacerdoti a la BBC. 

Sacerdoti fue, junto a Borromeo y el también médico y antifascista italiano Osscini, autor intelectual del engaño que permitió salvar de una muerte segura a decenas de judíos. 

Este médico, quien era judío de origen fue contratado por Borromeo para trabajar en el hospital romano, pese a que las leyes raciales aprobadas por Mussolini a finales de los años 30 proscribían esto. 

También hay versiones que aseguran que la K con la que fue bautizada la enfermedad ficticia era también por Herbert Kappler, jefe de las temidas SS en Roma, aunque otros expertos ofrecen unas explicaciones distintas.

"A la enfermedad la bautizaron como síndrome K para hacer una aproximación a la enfermedad de Koch (la tuberculosis) que estaba causando muchos problemas a las tropas de Hitler en Hungría y en Polonia en ese tiempo", explicó a BBC Mundo el escritor y sacerdote español Jesús Sánchez Adalid.

Jesús Sánchez Adalid - YouTube

Sánchez publicó a principios de este mes la novela "Una luz en la noche de Roma", una historia de amor entre una joven acomodada y un chico judío, la cual se desarrolla precisamente durante estos hechos históricos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here