LOS EXCESOS NAVIDEÑOS PASAN FACTURA EN ENERO

0
223

Al terminar la cena de año nuevo, el empresario Virgilio Matei, aun saboreando el almíbar del tradicional dulce de lechosa, levantó su pesado cuerpo de la cabecera de la mesa y salió buscando el aire fresco del ventanal.

Virgilio estaba claro de sus malos hábitos, entre ellos, la afición por el alcohol, parrillas y cigarrillo, los cuales estaban acabando con su salud. Se sentía torpe, cansándose fácilmente y hasta en la intimidad, observaba con mucha preocupación, cómo había perdido rigidez y le costaba satisfacer a su esposa Domitila.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here