Las perlas son hermosas, pero son resultado del dolor y de la muerte.

0
209

Estas preciadas joyas se crean dentro de las ostras cuando un cuerpo extraño ingresa al interior del molusco, ya sea un parásito, un pequeño fragmento de concha o un grano de arena. Como método de protección la ostra envuelve el cuerpo invasor con una sustancia llamada nácar, compuesta por carbonato de calcio y agua. Es decir que técnicamente las perlas son quistes hechos de nácar.

El detalle es que debido a la demanda de perlas para la joyería se necesita la intervención humana para introducir cuerpos extraños en las ostras y que así produzcan perlas, ya que naturalmente no ocurre con tanta frecuencia (a las ostras no se les meten cuerpos extraños todo el tiempo).

Para abastecer la demanda se cultivan ostras criadas especialmente para producir perlas, un proceso que dura más de tres años hasta tener una perla lo suficientemente grande y lista para la cosecha. Lamentablemente más de la mitad de los moluscos mueren antes de la cosecha de las perlas y menos del 10% son capaces de producir perlas con la calidad requerida por la joyería.

El proceso de extracción es doloroso para la ostra, y mortal para la mayoría de ellas. Se tiene que abrir la ostra y se corta con un bisturí hasta encontrar la ostra, que en algunos casos es difícil de extraer. Las que no mueren, vuelven a ser utilizadas para cultivar perlas, y eventualmente mueren en algún momento del proceso.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here