Las amistades fuertes y estables son beneficiosas para la salud física, según estudio

0
256

 

Los buenos amigos y tener una salud física en buen estado pueden estar más estrechamente relacionados de lo que se pensaba, así lo afirma un nuevo estudio.

En el estudio publicado por la revista “Society Personality and Social Psychology”, los investigadores descubrieron que las experiencias sociales positivas no sólo influyen en el nivel de estrés y la capacidad de afrontamiento de la persona, sino también en los indicadores de salud física.

En el estudio se hizo un seguimiento de más de 4.000 personas durante tres semanas, que completaron cada tres días en sus teléfonos inteligentes o smartwatches comprobaciones sobre sus experiencias positivas y negativas con sus relaciones sociales más cercanas, así como evaluaciones de su presión arterial, frecuencia cardiaca y estrés

Según el estudio, tener más experiencias positivas en las relaciones sociales se asoció en general con un mejor estado de ánimo, un menor estrés y una presión arterial más baja, o en el caso contrario picos de presión arterial en situaciones de estrés.

Pero tener relaciones que rebotan entre lo bueno y lo malo a menudo no es muy útil. Cuando hay mucha volatilidad, las experiencias negativas parecen tener mayor impacto en una persona que las positivas, afirmó el autor principal del estudio, Brian Don, de la Universidad de Auckland.

“Tanto las experiencias positivas como las negativas en nuestras relaciones contribuyen a nuestro estrés diario, a nuestro afrontamiento y nuestra fisiología”, afirmó Don en un comunicado, en el que también dijo “Además, no solo importa como nos sentimos con nuestras relaciones en general, los altibajos también son importantes”.

Los resultados no son sorprendentes, dado que estudios anteriores también han documentado un vínculo entre relaciones sanas y cuerpos más sanos, dijo la doctora Kathleen Mullan Harris, profesora de sociología en la Universidad del Norte en Chapel Hill.

Harris no participó en el estudio, pero indicó que ver cómo las amistades afectan aspectos específicos de la salud física se suma a la comprensión científica de la conexión.

La investigación, que se llevó a cabo desde el 2019 hasta finales de 2021, también puede ofrecer una visión de los impactos de la pandemia de covid-19, que puso a prueba las relaciones sociales para muchas personas, expresó Don.

“Dado que la pandemia de covid-19 ha creado una tensión, turbulencia y variabilidad considerables en las relaciones de las personas, puede alterar indirectamente el estrés, el afrontamiento y la fisiología en la vida cotidiana, todo lo cual tiene importantes implicaciones para el bienestar físico”, añadió.

Es importante recordar que el estudio no puede demostrar que las buenas relaciones provoquen una mejor salud, dijo Don.

Pero si demuestra que la salud física y las relaciones sociales suelen estar entrelazadas, aseguró.

Y la asociación también puede funcionar en sentido contrario, según Harris. «Las personas que gozan de mejor salud suelen tener mejores relaciones con la gente, porque no están de mal humor, no son gruñones, no tienen dolores, no tienen preocupaciones», afirmó.

Don dijo esperar que futuros estudios amplíen las áreas investigadas.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here