Estudio arroja  que el bótox podría afectar las emociones 

0
140

Un estudio publicado en la revista Scientific Reports arrojó que el uso de la toxina botulínica, conocida en su forma inyectable como bótox, podría afectar las emociones de quienes se lo aplican.

La Dra. Marisa Azaret, explico que este tipo de toxinas inyectables entre otras marcas, se han hecho muy populares entre las personas que luchan contra las señales más comunes del paso del tiempo, las arrugas. 

Según los datos más recientes de la Asociación Americana de Cirujanos Plásticos, en 2020 Estados Unidos se realizaron cerca de cuatro millones y medio de intervenciones que utilizaron esta toxina, con lo cual pasó a ser el procedimiento mínimamente invasivo más popular en este país. 

 Los expertos dicen, que esta sustancia funciona debilitando y paralizando ciertos músculos y debilitando las indeseables arrugas, también ayuda con otras condiciones, como la excesiva sudoración en las axilas, la distonía cervical, parpadeo incontrolable, el estrabismo, la migraña crónica, vejiga hiperactiva e incluso la depresión. Tal y como indica un estudio publicado en el 2020 en la revista “Saying These People".

Pero sabía que esta toxina inyectada en la frente también podría alterar la actividad cerebral relacionada con las emociones, como la felicidad y el enfado? 

En efecto, un estudio recientemente publicado en la misma revista científica, indica que el botox inyectado en la frente para disipar las molestas arrugas en la piel, altera también la forma en la que funciona la amígdala, la parte del cerebro encargada de interpretar las emociones.  

El estudio se llevó a cabo con una muestra pequeña de 10 mujeres a las que se le midió la actividad cerebral mientras se le mostraban imágenes de caras felices o enfadadas, antes y después de las inyecciones de bótox. Los resultados indican, que la actividad del cerebro se vió afectada cuando estas mujeres se vieron incapacitadas para fruncir el ceño.

Los científicos atribuyen esto a la incapacidad en la persona que ha recibido estas inyecciones , para imitar las emociones que se están expresando frente a ellas. Los estudios aseguran que la imitación es una herramienta muy poderosa de comunicación, que hace uso del lenguaje corporal. 

Las investigaciones que estudian la relación entre el bótox y las emociones continúan, pero definitivamente es una información a tener en cuenta cuando decida acudir a esta toxina para sus tratamientos. 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here