Lo que hay que saber sobre la dismorfia corporal, enfermedad que padece Megan Fox 

0
151

La actriz Megan Fox, considerada desde hace tiempo como un símbolo sexual, declaró que forma parte de entre los 5 y 10 millones de personas afectadas por dismorfia corporal en Estados Unidos. 

“Nunca me veo como me ven los demás. Nunca hubo un momento en mi vida en el que amara mi cuerpo, nunca jamás, Cuando era pequeña, era una obsesión que tenía tipo; pero yo debería verme así”. 

Recientemente “CNN” publicó un artículo de la Asociación Americana de Psicología, donde indican que la discrepancia entre cómo una persona se percibe a sí misma y cómo la ven los demás es un síntoma de dismorfia corporal, también asociado  como un trastorno que, se “caracteriza por una preocupación excesiva por un defecto imaginario en la apariencia física o una preocupación notablemente excesiva por una anomalía física leve”.

“El aspecto real de las personas o su atractivo, no suele tener mucho que ver, si esta persona tuviera por ejemplo, una cicatriz muy visible u otra deformidad físicamente perceptible, no estaríamos haciendo eso”, afirma Ramani Durvasula, psicóloga clínica y autora, con base en California.    

“El individuo se preocupa, casi incluso se obsesiona, por un pequeño rasgo físico. Puede ser una pequeña mancha, un pequeño bulto en la nariz, un diente un poco desalineado, la forma de algo, pero no sería perceptible para otras personas. Nunca es suficientemente bueno. … Y básicamente se apodera de sus vidas”, añadió

El artículo continúa citando que, alrededor del 2% de la población mundial padece dismorfia corporal, y este trastorno afecta casi por igual a hombres y mujeres, según la Anxiety & Depression Association of America. Los síntomas suelen empezar a aparecer en la adolescencia, cuando los cuerpos empiezan a cambiar drásticamente.

Existe una subforma de dismorfia corporal: la dismorfia muscular, que afecta sobre todo a los hombres, se caracteriza por la preocupación por la percepción de que el propio cuerpo no es lo suficientemente delgado o musculoso, a menudo independientemente de lo musculoso que sea la persona.

No existe una única causa de la dismorfia corporal, pero hay algunos factores que contribuyen a ella.

"La dismorfia corporal pertenece a la misma familia de trastornos que el trastorno obsesivo-compulsivo", afirma Durvasula. "La única evidencia genética que vemos es que si una persona tiene un familiar de primer grado (un padre o un hermano) con TOC, podría ser más propensa a desarrollar dismorfia corporal".

Investigadores sugieren que los cerebros de algunas personas con dismorfia corporal podrían tener "anomalías en el procesamiento de la información visual a la hora de examinar su propio rostro", según un estudio de 2010.

Los efectos de la dismorfia corporal pueden extenderse a todos los aspectos de la vida — social, laboral y económica — sobre todo si el trastorno empeora con el tiempo sin tratamiento.

"Como están tan obsesionados con la sensación de que tienen un problema físico, invierten mucho tiempo y dinero en tratamientos médicos estéticos, tratamientos dentales estéticos, tratamientos dermatológicos e incluso tratamientos quirúrgicos", explica Durvasula.

Las personas con dismorfia corporal también tienen conductas de "comprobación", que pueden consistir en pasar mucho tiempo mirándose al espejo y hacerse innumerables selfies y evaluarlas, añadió Durvasula.

Mirarse compulsivamente al espejo puede aliviar los temores sobre el aspecto que se tiene o ayudar a ver si un defecto percibido sigue ahí o ha empeorado, según la Asociación Nacional de Anorexia Nerviosa y Trastornos Asociados. Creen que el rasgo es anormal o feo. La dismorfia corporal se describió originalmente como "el síndrome de la fealdad imaginada", dijo Kearney-Cooke.

La dismorfia corporal no tiene cura y es un "trastorno clínico difícil" de tratar porque "es un patrón muy resistente al cambio", explica Durvasula. Pero existen algunos tratamientos eficaces.

Uno de los preferidos por muchos expertos es la terapia cognitivo-conductual. Se cree que las distorsiones o pensamientos de una persona impulsan este comportamiento, por lo que los terapeutas trabajan sobre las distorsiones de la persona y parten de ahí, indicó Durvasula.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here